Tratamiento quirúrgico de la atresia de las vías biliares extrahepáticas

Autor: Beltrán Brown Francisco

Fragmento

La atresia de las vías biliares extrahepáticas (AVBE) ocurre en tres de 1,000 recién nacidos vivos. En el Instituto Nacional de Pediatría se atiende a seis o siete casos anualmente. Los problemas que causa este padecimiento se inician en la primera o segunda semanas de la vida, cuando aparece ictericia, seguida de acolia y coluria, heces de color blanco y crecimiento del hígado. Estos datos hacen sospechar fuertemente el diagnóstico. Infortunadamente, en cientos de municipios y poblaciones pequeñas de México, el diagnóstico no se hace por falta de atención médica. Por el contrario, cuando se cuenta con atención médica y con estudios de laboratorio, se establece el diagnóstico por la gran elevación de la bilirrubina en el suero. En este padecimiento no contribuyen al diagnóstico los estudios especializados como el ultrasonido o la resonancia magnética. Para el tratamiento de la AVBE hay dos opciones. Una es el trasplante de hígado. Este recurso tiene muchas dificultades. La primera es la obtención de donadores, que en nuestro medio no es fácil, ya que no existe una infraestructura adecuada para ello y la cultura para la donación de órganos es incipiente. A esto hay que agregar el enorme costo de la intervención quirúrgica y de los prolongados cuidados postoperatorios, así como el problema de los efectos colaterales de los medicamentos para evitar el rechazo.

Palabras clave:

2008-05-22   |   2,089 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 29 Núm.2. Marzo-Abril 2008 Pags. 114-116 Acta Pediatr Méx 2008; 29(2)