Fragmento

Introducción Las unidades médicas hospitalarias son sistemas complejos, donde interactúan un número muy importante de trabajadores de la salud, pacientes, sus familiares, proveedores y visitantes. La mayoría de los personajes de este sistema complejo interactúan en forma autónoma, con sus propias directrices, en razón a la función que desempeñan o los propósitos que los conducen a ese sitio. Sin embargo, los pacientes son conducidos a diferentes lugares, a veces inconscientes o sin posibilidad de comunicarse, en función de los requerimientos del proceso de atención y con base en indicaciones generadas habitualmente por sus médicos y ejecutadas por el personal de salud. Esta situación lleva implícito el riesgo de que existan confusiones diversas, desde que el paciente sea conducido al sitio equivocado, se le practique un procedimiento que no le corresponde o en la parte del cuerpo incorrecta; que no se identifique en qué cama está ubicado un paciente, la elaboración del censo diario de pacientes, el control dedisponibilidad de camas, la práctica de la cirugía incorrecta al paciente que no la requiera hasta una caída accidental de la camilla.

Palabras clave:

2008-10-14   |   2,939 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 18 Núm.51. Julio-Septiembre 2008 Pags. 38-56 Rev CONAMED 2008; 13(3)