Complicaciones en el tratamiento de aneurisma de aorta abdominal infrarrenal del adulto mayor

Autores: Marquina Ramírez Manuel, Rodríguez Trejo Juan Miguel, Escotto Sánchez Ignacio, Rodríguez Ramírez Neftalí, Morales Galina Luis Gerardo, Espinosa Arredondo Alfonso

Resumen

Objetivo: Reportar las complicaciones locales y sistémicas en los pacientes con tratamiento electivo de aneurisma de aorta abdominal infrarrenal. Material y métodos: Se revisaron 54 expedientes de pacientes con aneurisma de aorta abdominal infrarrenal: 41 (75.9%) del sexo masculino y 13 (24.07%) femenino. Con una edad promedio de 71.9 años (59 a 87 años), de marzo del 2006 a junio del 2008. Se trataron 18 (33.3%) pacientes, fueron seis endovasculares y 12 abiertos en el año 2006; se trataron 25 (46.2%) pacientes, 18 del grupo endovascular y siete del grupo abierto en el año 2007 y 11 (20.37%) pacientes sólo del grupo endovascular en el año 2008. Resultados: Se realizaron 35 (64.81%) procedimientos por vía endovascular y 19 (35.18%) por vía abierta de los cuales uno fue retroperitoneal. Dentro de los factores de riesgo se encontraron dislipidemia en 13 (37.1%) pacientes del grupo endovascular y dos (10.5%) por vía abierta (p < 0.05); enfermedad coronaria en 17 (48.6%) tratados por vía endovascular y uno (5.3%) por vía abierta (p < 0.05); hipertensión arterial en 17 (48.6%) pacientes por vía endovascular y tres (15.8%) pacientes por vía abierta (p < 0.05); enfermedad pulmonar obstructiva crónica en 12 (34.3%) pacientes por vía endovascular y tres (15.8%) pacientes por vía abierta (p = NS); diabetes en tres (8.6%) pacientes por vía endovascular, no se encontraron pacientes por vía abierta (p = NS); tabaquismo en 15 (42.9%) pacientes por vía endovascular y seis (31.6%) pacientes por vía abierta (p = NS); como factores agregados se encontró un paciente con cáncer laríngeo, un paciente con un solo riñón y dos pacientes con litiasis renal, uno tratado por vía abierta y uno endovascular; no se registraron pacientes con falla renal. Dentro de las complicaciones sistémicas se identificaron un paciente con EVC isquémico tratado por vía abierta, dos pacientes con falla respiratoria uno por vía endovascular y uno por vía abierta, cinco pacientes con falla renal aguda recuperada, tres (8.6%) por vía endovascular y dos (10.5%) por vía abierta (p = NS). Se registraron dos muertes, una por vía endovascular y una por vía abierta. No se registraron pacientes con infarto miocárdico o infección. Dentro de las complicaciones locales perioperatorias se presentó un paciente con oclusión de injerto tratado por vía endovascular y dos pacientes con isquemia arterial aguda tratados por vía abierta (p < 0.05), un hematoma retroperitoneal, una evisceración y una lesión de vena renal; en el grupo endovascular se presentaron tres (15.8%) pacientes con endofugas tipo 1 y un paciente con endofuga tipo 2, ambas primarias. Se presentó una muerte en el grupo endovascular y una muerte en el grupo abierto. Discusión: El abordaje endovascular parece ofrecer beneficios en cuanto a disminución de estancia hospitalaria global, estancia en terapia intensiva, de pérdidas sanguíneas y de necesidad de transfusión. En nuestra experiencia se identificó como factores de riesgo principales el tabaquismo, así como la hipertensión arterial. En nuestro reporte se identifica que a pesar de que existe un aumento estadísticamente significativo de dislipidemia, enfermedad coronaria e hipertensión arterial en pacientes sometidos a tratamiento endovascular se observó una disminución en el índice de transfusión de hemoderivados, tiempo de estancia hospitalaria y de uso de terapia intensiva en este tipo de pacientes. A pesar de que los reportes comparativos no muestran una diferencia significativa en los factores previamente mencionados, se puede observar clínicamente una evolución y comportamiento muy distintos entre ambos grupos de estudio, que serán objeto de estudios controlados posteriores. Conclusión: La innovación tecnológica y la evaluación anatómica de la aorta para los procedimientos endovasculares en los pacientes con aneurisma de aorta abdominal han tenido un incremento en nuestra población de pacientes. La experiencia con los procedimientos endovasculares ha demostrado ventajas en el periodo perioperatorio y está por determinarse el seguimiento comparativo a largo plazo contra los procedimientos abiertos. La cirugía aórtica abierta continúa siendo una buena alternativa con un índice aceptable de complicaciones en pacientes no candidatos a tratamiento endovascular.

Palabras clave: Aneurisma de aorta abdominal tratamiento abierto y endovascular complicaciones.

2008-10-18   |   3,033 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 36 Núm.4. Octubre-Diciembre 2008 Pags. 126-134 Rev Mex Angiol 2008; 36(4)