Dolor torácico no cardiogénico

Autor: Rivera Ramos Juan Francisco J

Fragmento

Se trata de la presencia de dolor opresivo en tórax, irradiado a la base del cuello, mandíbula, espalda alta y, en ocasiones, también al brazo izquierdo en forma similar a la de un evento de cardiopatía isquémica y que está asociado a la presencia de diaforesis y problemas respiratorios. Habrá que descartar la posibilidad de eventos reumatológicos asociados a este malestar y, desde luego, establecer la correlación clínica de la existencia de enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Enfermedad por reflujo gastroesofágico Debemos definir lo que consideramos actualmente como enfermedad por reflujo gastroesofágico, que se define por la presencia de síntomas esofágicos con o sin daño en la mucosa esofágica, es decir, aquello que hoy en día se conoce como esofagitis erosiva o no erosiva desde el aspecto macroscópico de la endoscopia y cuyas manifestaciones clínicas no se traducen necesariamente en índice pronóstico del padecimiento o en la magnitud del mismo. Lo que sí sabemos es que la ERGE es la responsable de 22% de la presentación de casos de dolor torácico no cardiogénico. Esofagitis no erosiva Existen enfermos con sintomatología que propiamente corresponde a ERGE, y cuando realizamos el estudio endoscópico, por lo menos desde el punto de vista macroscópico simple, pueden o no observarse lesiones de la mucosa esofágica.

Palabras clave:

2008-11-05   |   2,524 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 5 Núm.9. Junio 2008 Pags. 11-15 Dol Clin Ter 2008; V(9)