Prurito psicógeno:

diagnóstico ineludible del internista 

Autores: Poletti Vázquez Eduardo David, Muñón Sandoval María del Rocio

Resumen

Los factores psicológicos implicados en los episodios de estrés se relacionan con un complejo mecanismo sistema psico-neuro-endocrino- inmuno-cutáneo. El sistema nervioso se vincula con la mayor parte de los padecimientos dermatológicos, particularmente en aquellos de curso inflamatorio o inmunológico. La comezón es una sensación específica de la piel y de ciertas mucosas y semimucosas. En 1967, Herman Musaph designó el término “prurito psicogénico” y lo relacionó con alteraciones emocionales, inadecuado manejo de las tendencias agresivas, ansiedad, limpieza exagerada y miedo a la enfermedad. Aún es difícil precisar cuál es la incidencia y prevalencia real de los casos de prurito psicogénico, pues los pacientes acuden al médico hasta que el padecimiento se convierte en una molestia persistente o incapacitante. Las vías específicas para el dolor y el prurito se conocen como “unidades de prurito” de las fibras C, de conducción lenta, donde quizá se relacione con el registro encefálico de los receptores H4. El prurito de origen psicógeno se induce por los neuropéptidos y no exclusivamente por la activación de los mastocitos. Los factores psicológicos del prurito son concomitantes con la depresión y ansiedad, disminución en la calidad de vida y prurito inducido mentalmente.

Palabras clave: Prurito psicogénico rascado factores psicológicos.

2008-12-01   |   8,842 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 23 Núm.6. Noviembre-Diciembre 2007 Pags. 517-523 Med Int Mex 2007; 23(6)