Yo tengo un sueño

Autor: Carballo Junco José Antonio

Fragmento

Caracterizado por ser un hombre religioso que, según gustaba recordar, creció en una iglesia. Tanto su padre, como su hermano, su abuelo, el hermano de éste y su bisabuelo compartían el oficio de predicador. Sin embargo, Martin Luther King Jr., no tardó mucho en darse cuenta que él, su familia y quienes tenían la piel negra como ellos, pertenecían a una llamada casta inferior en la sociedad blanca que les rodeaba. A causa de esta situación tuvo que aprender a luchar por sus derechos con el arma de la no violencia, y en pocos años se convirtió en la figura simbólica, nacional e internacional, de una revolución protagonizada por los negros del sur de Estados Unidos. Martin Luther King Jr. vivió de cerca ese sistema segregacionista en su ciudad natal, Atlanta, en Georgia, donde se dividía a negros y blancos en las escuelas, restaurantes, teatros, autobuses y hasta en las fuentes públicas para beber agua. Entender que ese sistema de segregación no era el resultado de un orden natural, sino una condición social querida e impuesta por los hombres blancos, fue labor de su madre, Alberta Williams, hija también de un pastor de la Iglesia bautista. Influido por la tradición familiar Luther King decidió estudiar teología en Boston para después, en octubre de 1954, trasladarse con su mujer, Coretta Scott, a Montgomery (Alabama), para ocupar su primer trabajo como pastor y predicador de la Iglesia bautista.

Palabras clave:

2009-03-27   |   710 visitas   |   3 valoraciones

Vol. 5 Núm.54. Enero 2009 Pags. 16-17 Odont Moder 2009; 5(54)