Santa Cecilia

¿patrona de la música y los músicos? 

Autor: Carballo Junco José Antonio

Fragmento

Era el año 312 a.C. cuando Appius Claudius, fundador de la Gens (familia) Cæcilia decidió consagrar sus mejores esfuerzos a luchar por los más pobres y por la libertad de los esclavos. Si como senador romano votó siempre por extender los privilegios de ciudadanía a los habitantes del campo de las tribus rurales en el Lacio y la Campania que no poseían tierras propias para que sir vieran de fortificaciones en las guerras contra los samnios y etruscos, como censor, hizo construir la Vía Appia, que conectó a Roma con Capua y también el primer acueducto, la famosa Acqua Appia. Desarrolló la literatura y la retórica e instituyó las reformas de la ortografía latina al tiempo que prestó ser vicios como cónsul en dos oportunidades y llegó a ser nombrado dictador. En el año 280 a.C., después de haber perdido la vista salvando de la destrucción a la estatua de la diosa Minerva, cuando se incendió su templo, pronunció su célebre Discurso contra Cineas, quien era el más hábil orador, consejero y ministro del rey de Epiro, Pirro. En dicha elocución pronunció la famosa frase: “Roma, jamás será vencida”; y originó el célebre dicho: “Cada hombre es dueño de su propio destino”. Appius Claudius signó a su descendencia con características de ser vicio a los pobres y desposeídos, preocupación por los demás y congruencia con los principios rectores de vida, arrojo y valentía. Cuatrocientos años después, y del linaje de Appius Claudius nació y creció Cæcilia, una joven patricia romana. Solía llevar un vestido de tela muy áspera bajo la túnica propia de su dignidad, ayunaba varios días por semana y había consagrado a Dios su virginidad. Pero su padre, que veía las cosas de un modo diferente, la casó con un joven patricio llamado Valeriano.

Palabras clave:

2009-04-06   |   684 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 5 Núm.52. Noviembre 2008 Pags. 19-20 Odont Moder 2008; 5(52)