Guías clínicas en las actividades de educación continua

Autor: Carballo Junco José Antonio

Fragmento

Se presenta una propuesta metodológica para la elaboración de un programa en el que las guías clínicas significan un elemento relevante como apoyo para actividades de educación continua. Por ello, las tareas pueden ser llevadas a cabo y adaptadas al contexto local en el que se desee instrumentar el programa de educación continua (PEC), por lo que es recomendable asegurar el cumplimiento de varias etapas secuencia, las que se describen a continuación con el fin de sistematizar las labores. • Selección de los criterios y estándares de manejo de guías clínicas. Éstas son herramientas de apoyo para la sistematización de la estrategia educativa. Su utilidad es indudable para favorecer la aplicación de criterios de manejo que han sido reconocidos y validados en forma rigurosa en la literatura médica y odontológica, lo que facilita la toma de decisiones en la atención de problemas específicos. Para cada uno de los motivos de consulta que se desee incluir en el PEC se elaboran los criterios explícitos para el diagnóstico y tratamiento. Éstos se diseñan en forma de guía clínica, y el objetivo en el desarrollo de las guías clínicas es la construcción de los contenidos necesarios para la atención integral de los motivos de consulta. Las guías clínicas pueden incluir diferentes aspectos en la atención, desde la prevención, el diagnóstico correcto, la indicación del tratamiento completo (prescripción apropiada de medicamentos, medidas adicionales como alimentación o ejercicio y educación al paciente), hasta, en caso necesario, la identificación de condiciones que requieren referencia a otro nivel de atención para apoyo especializado. En muchas ocasiones es posible contar con algunas más elaboradas que son accesibles en la literatura médica y que pueden ser revisadas y adaptadas a las condiciones institucionales y locales.

Palabras clave:

2009-11-27   |   960 visitas   |   25 valoraciones

Vol. 5 Núm.58. Mayo 2009 Pags. 5 Odont Moder 2009; 5(58)