Resumen

Los defectos estructurales del corazón y de los grandes vasos son las anomalías congénitas más frecuentes en los neonatos; se estima que sólo tres de cada ocho se detectan antes del nacimiento. El diagnóstico prenatal de la cardiopatía congénita se realiza con auxilio del ultrasonido de alta definición entre las semanas 16 y 20 de la gestación. Todo obstetra tiene que detectar cardiopatías en el feto y, por tanto, debe capacitarse para hacerlo en cada mujer embarazada y, en caso de duda, pedir una segunda opinión a un experto. Este número de GINECOLOGÍA Y OBSTETRICIA DE MÉXICO incluye un artículo en el que se describen una serie de casos de cardiopatía fetal, su evaluación y confirmación con diagnóstico posnatal y se presenta un algoritmo de abordaje diagnóstico. Es importante establecer el diagnóstico prenatal correcto de cardiopatía fetal para asesorar adecuadamente a los padres y proceder en consecuencia. La posmenopausia es la etapa de la vida reproductiva en la que ocurre la mayor cantidad de eventos cardiovasculares, que ya son la primera causa de muerte. Por eso es importante estudiar la interdependencia entre las posibles variaciones de la adiponectina y su relación con la resistencia a la insulina y la aterosclerosis. En la actualidad, la investigación al respecto ofrece resultados contradictorios que hacen necesario investigar más para saber cómo prevenir estos males y si la terapia de reemplazo hormonal tiene alguna influencia positiva en este ámbito. En este número se publica una serie de observaciones sobre la adiponectina.

Palabras clave:

2009-12-02   |   368 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 76 Núm.8. Agosto 2008 Pags. 429 Ginecol Obstet Méx 2008; 76(8)