Manejo del síndrome de dolor miofascial con toxina botulínica tipo A

Autor: Carballo Junco José Antonio

Fragmento

Un punto desencadenante miofascial es un lugar hiperirritable dentro de una banda tensa de músculo esquelético, localizado en el tejido muscular o la fascia. Es doloroso a la compresión y evoca dolor referido, así como fenómenos autonómicos. El síndrome de dolor miofascial agudo por lo general ocurre sólo sobre este sitio, pero conforme el trastorno se vuelve crónico, los puntos desencadenantes pueden referir dolor a una zona distante. Por tanto, no siempre aparece dentro del mismo dermatoma, miotoma o esclerotoma que el punto desencadenante, y el dolor referido consecutivo puede no ser segmental, aunque en el caso de los músculos suele seguir patrones segmentales que no son dermatomales. Por definición, son áreas de sensibilidad o molestia localizada en los cuales las bandas palpables pueden detectarse cuando se estira el músculo incluido en estos puntos. No son ni una enfermedad, ni un síntoma; son un signo físico. Por ejemplo, con objeto de examinar el músculo masetero, la mandíbula debe mantenerse un poco abierta para que las bandas tensas y estos lugares sean palpables. Aunque se sugieren puntos desencadenantes para el músculo pterigoideo interno, la posibilidad de palpar directo esta estructura anatómica se cuestiona correctamente. La naturaleza de estos sitios no es clara, aunque numerosos estudios reportan un amplio espectro de cambios patológicos que comprenden tanto fibras musculares como intersticiales. El estímulo causante del dolor en el síndrome de dolor miofascial como criterio principal de diagnóstico, son los puntos desencadenantes, que pueden ser activos o latentes.

Palabras clave:

2009-12-17   |   1,444 visitas   |   24 valoraciones

Vol. 6 Núm.61. Agosto 2009 Pags. 14-15 Odont Moder 2009; 6(61)