Fragmento

CONTEXTO La fundación del Sistema Nacional de Salud en México data de 1943, año de creación de la Secretaria de Salud (SS), entonces Secretaria de Salubridad y Asistencia y del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). En 1959, se crea el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) para cubrir a los empleados del sector público y a sus familias. Durante este periodo y hasta el año 2003, la población no cubierta por la seguridad social, principalmente la más pobre, era considerada como un grupo residual atendido por la SS con una fuente de financiamiento reducida y un paquete de beneficios poco definidos. Esta población tenía acceso a unidades de servicio de salud operadas a nivel estatal y federal a cambio de una cuota de recuperación en el momento de utilizar los servicios. Actualmente nuestro sistema de servicio de salud consta de tres componentes: a) Instituciones de seguridad social para los trabajadores de la economía formal (50 millones de personas) el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que concentra cerca del 80% de los asegurados, seguido por el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Petróleos Mexicanos (PEMEX), las Fuerzas Armadas (SEDENA), Marina y diversos seguros para trabajadores estatales. b) El sistema para la población abierta o no asegurada (48 millones de personas) incluye los servicios de la Secretaría de Salud (SS), el programa de IMSS Solidaridad, c) El sector privado. El Instituto Nacional de Pediatría es un hospital de referencia de tercer nivel de atención, en el cual se atiende un promedio anual de 6,545 ingresos hospitalarios, 21% con diagnóstico probable de cáncer y 6,444 egresos, de los cuales 1,172 (18.2%) tienen algún diagnóstico compatible con esta patología. Por esta razón la demanda de atención por la población pediátrica de este problema tiene un gran impacto, tanto social como económico.

Palabras clave:

2009-12-18   |   1,009 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 30 Núm.2. Marzo-Abril 2009 Pags. 124-127 Acta Pediatr Méx 2009; 30(2)