Cuando el dolor es un placer:

la paradoja de la algolagnia 

Autor: Pérez-Rincón García Héctor

Fragmento

El dolor no es sólo uno de los temas centrales de la medicina y de la neurofisiología sobre el que se conocen cada día mejor los mecanismos biológicos y para cuyo alivio se obtienen cada vez compuestos más activos y selectivos. También ha sido un asunto fundamental de la reflexión filosófica de la Antigüedad y un componente de algunas conductas que han sido abordadas por la psiquiatría y la sexología. Epicúreos y estoicos, cínicos y cirenaicos reflexionaron sobre el placer y el dolor, sobre la posibilidad de alcanzar un distanciamiento emocional (ataraxia) y un dominio de la pasión, que no debe serle ajena a la moderna algología. La mirada médica, por su lado, intentó comprender casos particulares en los que la repercusión emocional del dolor no se ajustaba siempre a los parámetros del sufrimiento físico que ha establecido la patología. Así tenemos, por un lado, la asimbolia al dolor, raro síndrome neurológico que sigue siendo, hasta el día de hoy, un enigma fisiológico, y por el otro, como su reverso, a una no menos paradójica condición en la que el dolor físico se asocia al placer, por definición su antítesis: la algolagnia.

Palabras clave:

2010-01-11   |   3,016 visitas   |   2 valoraciones

Vol. 6 Núm.6. Noviembre 2009 Pags. 22-24 Dol Clin Ter 2009; 6(VI)