Resumen

Análogos de insulina. Una revisión crítica En la última década han surgido importantes innovaciones tecnológicas en el campo de la terapia con insulina. Se han desarrollado numerosos análogos de la hormona que poseen propiedades farmacocinéticas novedosas. El primero de estos análogos en aparecer en el mercado fue la insulina lispro. Consideramos que en gran parte de los estudios que se llevaron a cabo con esta molécula, comparándola con insulina regular, se ignoró la corta duración de acción de la insulina lispro, y en muchos de estos protocolos se administró con los alimentos, con sólo una dosis nocturna de insulina intermedia. Varios estudios realizados, principalmente por investigadores italianos, comprobaron esta situación al lograr mejores resultados con esquemas de insulina basal más parecidos a lo normal mediante el uso de tres o cuatro dosis de insulina de acción intermedia. La FDA ha aprobado un nuevo análogo de insulina de acción ultralarga, la insulina glargina, que lleva ya varios meses de uso en los Estados Unidos y en Europa. La principal ventaja de este análogo radica en la ausencia de pico y su larga duración de acción, con una menor incidencia de hipoglucemia. La insulina aspart ha aparecido recientemente en el mercado de los Estados Unidos con efectos muy similares a la insulina lispro. También se revisan nuevas moléculas de insulina unidas a tiroxina o ácidos grasos, con lo que se crean enlaces a proteínas plasmáticas, prolongando la acción de la insulina y favoreciendo efectos selectivos en algunos tejidos. Finalmente, se incluye una breve revisión de otros análogos utilizados a través de vías alternas de administración.

Palabras clave: Análogos de insulina insulina lispro insulina aspart insulina glargina insulina inhalada insulina oral.

2003-01-17   |   1,861 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 54 Núm.6. Noviembre-Diciembre 2002 Pags. 527-541. Rev Invest Clin 2002; 54(6)