La medicina personalizada no es sólo farmacogenómica

Autor: Lifshitz Guinzberg Alberto

Fragmento

La literatura médica –y hasta la popular– se ha visto invadida en los últimos tiempos por la idea de una medicina personalizada, pero haciéndola equivalente a la farmacogenómica. Se la describe como la confección del tratamiento farmacológico de acuerdo con las características individuales de cada paciente, la selección de la terapéutica a la medida de cada persona, de tal modo que no todos los pacientes con una misma enfermedad se atienden igual, sino que se depende de las características individuales de cada caso. No se trata de crear medicamentos o dispositivos que sean únicos para un solo paciente sino de clasificar a los individuos en subpoblaciones que difieren en su susceptibilidad a una cierta enfermedad o en su respuesta a un tratamiento específico. Las intervenciones preventivas o terapéuticas se pueden, entonces, concentrar en aquellos que se beneficiarán de ellas, ahorrando gastos y efectos colaterales a los que no tienen posibilidades de que ello ocurra. Hoy, como nunca antes, pueden identificarse marcadores moleculares de la presencia o riesgo de una enfermedad, de susceptibilidad, de protección o de respuesta diferencial al tratamiento. La terapéutica hasta ahora ha sido genérica, aproximadamente la misma para quienes comparten una misma enfermedad; esta terapéutica es la que se ha mostrado más útil para la más amplia población, con base en las estadísticas que consideran promedios poblacionales y que soslayan las excepciones. La terapéutica se empieza a individualizar a partir, por supuesto, del diagnóstico preciso pero también al considerar las diferencias en edad, peso, superficie corporal, las funciones renal y hepática, la historia de alergia o intolerancia y otras variables.

Palabras clave:

2010-01-27   |   818 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 25 Núm.5. Septiembre-Octubre 2009 Pags. 335-336 Med Int Mex 2009; 25(5)