Control microbiológico de la caries

Autor: Carballo Junco José Antonio

Fragmento

Clásicamente el control de la caries se limitaba a la eliminación quirúrgica del tejido dañado sustituyéndolo por un material de obturación, es decir, al tratamiento de las lesiones. Hoy en día ello implica el diagnóstico de riesgo microbiológico y el control de la enfermedad en sus estadios iniciales cuando sólo hay un desequilibrio microbiológico o la lesión es ultraestructural y puede remineralizarse. En los pacientes que presentan baja incidencia del problema puede ser suficiente una historia clínica que incluya anamnesis, exploración bucal y radiografías. Sin embargo en aquellos con mayores alteraciones o bien en los que van a recibir tratamientos odontológicos extensos y complejos se requiere de otras medidas, como conocer los hábitos alimentarios y realizar pruebas salivales: flujo de saliva, capacidad tampón y microbiológicas. 1. Tests microbiológicos salivales. Aportan información sobre los niveles en la saliva de las bacterias cariógenas: estreptococos del grupo mutans y Lactobacillus spp. Actualmente existen dispositivos que permiten al clínico evaluar el nivel cuantitativo de estos bacilos en sus pacientes. Para tales determinaciones, aparte de las células viales, se utilizan laminocultivos que son inoculados a partir de muestras de saliva completa estimulada y se compara la densidad de crecimiento de colonias en la lengüeta con una tabla de densidad ya establecida. Los resultados se interpretan como unidades formadoras de colonias por mililitro de saliva (ufc/ml). Se considera como pacientes de alto riesgo a aquellos que presentan valores iguales o superiores a 10ufc/ml para Lactobacillus spp. y más de 106 para los estreptococos del grupo mutans. Son de bajo riesgo cifras inferiores a 103 ufc/ml para Lactobacillus spp., e inferiores a 105 para los estreptococos del grupo mutans. Existe una buena correlación entre la prevalencia y la incidencia de caries y los recuentos de estas bacterias cuando se analizan grupos de poblaciones, mientras que las correlaciones son menores cuando se pretende el diagnóstico y la predicción de la enfermedad de un individuo.

Palabras clave:

2010-04-06   |   8,246 visitas   |   15 valoraciones

Vol. 6 Núm.68. Marzo 2010 Pags. 2 Odont Moder 2010; 6(68)