Resumen

La relación entre la depresión y la enfermedad cardiovascular ha sido establecida desde hace mucho tiempo; en años recientes, el avance en el conocimiento de la fisiopatología de la depresión ha permitido conocer posibles ligas involucradas. Actualmente, sabemos que la depresión puede impactar en la morbimortalidad cardiovascular a través de afectar la función cardiaca, plaquetaria, y la inflamación vascular. En los países desarrollados, la causa número uno de morbimortalidad en sujetos adultos corresponde a la enfermedad cardiovascular, mientras que la segunda causa más importante de discapacidad a nivel mundial corresponde a los trastornos depresivos que incluyen la depresión mayor y la distimia.

Palabras clave: Enfermedad cardiovascular riesgo cardiovascular depresión distimia inflamación vascular.

2010-06-29   |   1,119 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 18 Núm.4. Julio-Agosto 2009 Pags. 95-100 Psiquis 2009; 18(4)