Fisiopatología de la migraña y su relación con la consulta odontológica

Autor: Carballo Junco José Antonio

Fragmento

Para un arreglo al estado actual del conocimiento, en lo que a la patofisiología de la migraña y su relación con el campo odontológico se refiere, es preciso analizar conceptos, tales como la hiperexcitabilidad cortical, la depresión cortical propagada y su relación con el aura, el origen de los fenómenos anticipatorios, la susceptibilidad genética en la migraña y su relación con las dispensaciones terapéuticas. Hay suficiente evidencia de la hiperexcitabilidad del cerebro migrañoso, habiéndose demostrado mediante técnicas de Doppler transcraneal una exagerada reactividad al CO2. También se han hallado hiperperfusión cerebral y anormal reactividad cerebrovascular durante este evento, sugiriendo un trabajo neuronal incrementado. En estos pacientes se ha encontrado un aumento en la variación del contingente negativo (un fenómeno relacionado con los potenciales cerebrales lentos), junto con un umbral bajo para la generación de fosfenos, en especial en migrañas con aura. Con técnicas de espectroscopia de resonancia magnética se ha demostrado in vivo un metabolismo cerebral anormal, con niveles reducidos en el contenido de fosfocreatina y una baja relación de fosforilización PCr/Pi; alteraciones que pueden provocar inestabilidad en las membranas celulares. Por la hiperreactividad al CO2 y el incremento en los niveles de ansiedad asociados con la consulta odontológica, se deben tomar mayores precauciones en estos pacientes, al utilizar por tiempos prolongados el dique de hule, el manejo de campos operatorios que cubran nariz (aumentan el CO2 pulmonar, y por consecuencia sistémico) y en la colocación de la luz generada por la lámpara de la unidad dental, la cual se debe evitar que se dirija a los ojos del paciente por su elevada capacidad para hiperexcitar retina y corticales prefrontales y occipital.

Palabras clave:

2010-07-15   |   1,635 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 6 Núm.71. Junio 2010 Pags. 22-23 Odont Moder 2010; 6(71)