Eficacia de la hemostasia en la hemorragia digestiva alta de origen no variceal en la Unidad de Endoscopia del Hospital Juárez de México, experiencia a dos años

Autores: Manrique Martín Antonio, Cruz Reyes Juan Manuel, Chávez García Miguel Ángel, Pérez Valle Ernesto, Pérez Corona Teófilo, Álvarez Castelló Rafael, Juárez Valdés Eumir Israel, et al

Resumen

Introducción: La hemorragia de tubo digestivo alta se define como el sangrado proximal al ángulo de Treitz. Con una incidencia de 50 a 150 casos por 100,000 habitantes y una mortalidad anual de 7 a 10%. La causa más frecuente de hemorragia no variceal es la úlcera péptica hasta en 50% de los casos. Se cuenta con diversas escalas para predecir el riesgo de resangrado, siendo la Escala de Forrest la más utilizada. La incidencia de resangrado ocurre en 10 a 30%, y es el factor adverso más importante en el pronóstico. Por tal motivo la selección de los métodos hemostáticos es una decisión muy importante. Objetivo: Determinar la eficacia de los métodos hemostáticos que se utilizan en el Hospital Juárez de México para el manejo de la hemorragia de tubo digestivo alta no variceal del año 2006 a 2009. Material y métodos: Se realizó un estudio retrospectivo y prospectivo, transversal, de enero de 2006 a septiembre de 2009, revisando un total de 8,660 expedientes, se seleccionaron los expedientes con diagnóstico de hemorragia de tubo digestivo alto activa, con un total de 228 expedientes. Resultados: De los 228 casos, 119 eran hombres (52%) y 109 mujeres (48%), con un promedio de 59 años para los hombres y 58.5 años para las mujeres. Las principales causas de sangrado en las que se utilizaron métodos hemostáticos fueron: úlcera duodenal con 78 casos (34.2%), 89 con úlcera gástrica (39%), y 30 con desgarro de Mallory-Weiss (13.1%). Se obtuvieron 25 pacientes con Forrest Ia (11%), 39 con Ib (17%), 80 con IIa (35%) y 84 con IIb (37%). Los principales métodos hemostáticos utilizados fueron 83 casos con terapéutica combinada con sonda caliente y adrenalina (37%) 72 con adrenalina (31.5%), y 63 con sonda caliente (27.6%). En 205 casos (89.1%) la endoscopia fue realizada en las primeras 24 horas de ingreso hospitalario. Conclusiones: La principal causa de hemorragia activa de tubo digestivo alto no variceal fue la úlcera gástrica. Existió mayor indice en el sexo masculino. Predominaron los casos con Forrest IIa y IIb. El agente hemostático más utilizado fueron las terapias combinadas (adrenalina 1:10,000 con sonda caliente). La endoscopia se realizó en 90.4% de los casos en las primeras 24 horas de ingreso hospitalario y se logró un adecuado control de la hemorragia en el 98.2% de los casos. El éxito en el control de la hemorragia activa se debió a la oportuna realización del procedimiento y al buen juicio en la selección del método en cada paciente.

Palabras clave: Hemorragia de tubo digestivo alto no variceal métodos hemostáticos.

2010-08-27   |   1,968 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 77 Núm.2. Abril-Junio 2010 Pags. 93-97 Rev Hosp Jua Mex 2010; 77(2)