El Consentimiento informado en la comunicación clínica

Autor: Carballo Junco José Antonio

Fragmento

Un consentimiento informado debe contener toda la información sobre el procedimiento concreto (intervención, técnica, exploración), evitando otras cuestiones que no sean necesarias, sobre todo aquellas que todavía no hayan sido tratadas en el proceso de diálogo. El documento básico, común y abierto, tiene las ventajas de poder adaptarse a procedimientos, incluso a los no previstos y poderlos encadenar hacia una misma finalidad (anestesia y cirugía). Así se evita la multiplicación de papeles en beneficio del enfermo. El documento abierto, que el odontólogo tiene que llenar para cada paciente, es muy útil cuando quiere personalizar la información y en los casos de técnicas diagnósticas y terapéuticas no regladas estrictamente o estandarizadas. Por lo tanto, puede hacerse imprescindible en algunas especialidades (cirugía general, ginecología, urología, etc.). Los documentos cerrados o estandarizados, ya redactados, son útiles en determinadas técnicas y en aquellas en las que quien las hace firmar no es quien practicará la técnica diagnóstica, quirúrgica, operatoria, protésica o endoscópica.

Palabras clave:

2010-09-28   |   1,016 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 7 Núm.74. Septiembre 2010 Pags. 12 y 14 Odont Moder 2010; 7(74)