Uso correcto de antimicrobianos en endodoncia

Autor: Carballo Junco José Antonio

Fragmento

Perteneciente a la familia de las aminopenicilinas, la amoxicilina es una penicilina semisintética susceptible a la penicilinasa, análoga química y farmacológica de la ampicilina. Guarda gran estabilidad en un medio ácido por lo que se puede utilizar sin problema vía bucal. Se absorbe con rapidez por el tracto gastrointestinal y los alimentos no intervienen en este proceso. Cerca del 20% del antimicrobiano se liga a las proteínas plasmáticas, y 50% se excreta en forma activa por la orina. Entre sus efectos adversos importantes están las reacciones alérgicas igual que las otras penicilinas, pero producen con mayor frecuencias reacciones cutáneas. La amoxicilina es un excelente antimicrobiano para el manejo de los abscesos de origen endodóncico, pues su concentración en plasma y su potencia relativa es cien veces mayor que la concentración inhibitoria mínima contra los microorganismos más comunes. Incluso con ella se obtienen mejores concentraciones plasmáticas que la penicilina G procaínica o clemisol. Sin embargo se ve afectada por microorganismos que desarrollan resistencia, principalmente la Prevotella intermedia por la producción de betalactamasa. El ácido clavulánico, sustancia producida por los cultivos del Streptomyces clavuligerus, es un inhibidor de las betalactamasas. Su núcleo es similar al de la penicilina, pese a que un anillo oxazolidínico ha sustituido al original tiazolidínico. Presenta una actividad antibacteriana débil, sin embargo, es un poderoso inhibidor de las betalactamasas generadas por bacterias como: Staphylococcus aureus, enterobacterias, Haemophilus influenzae, Neisseria gonorrhoeae y Bacteroides fragilis.

Palabras clave:

2010-11-03   |   986 visitas   |   6 valoraciones

Vol. 4 Núm.47. Junio 2008 Pags. Odont Moder 2008; 4(47)