Control de riesgo de infección de Odontología

Autor: Carballo Junco José Antonio

Fragmento

Desde finales de la década de 1980, se está asistiendo a una auténtica revolución en la adopción de medidas preventivas en el campo de control de riesgo de infección de Odontología, pues una amplia serie de enfermedades infecciosas, como la hepatitis B y C, sida o tuberculosis, pueden adquirirse y trasmitirse en la clínica dental. El objetivo de este escrito es revisar somera y esquemáticamente las formas de controlar los riesgos de infección. Han surgido numerosas recomendaciones desde muy diversas entidades y organismos: el Centro de Control de las Enfermedades (CDC), la Asociación Dental Norteamericana (ADA), la Federación Dental Internacional (FDI), y todas ellas tienen en común la filosofía de las precauciones universales: La sangre y otros líquidos de todos los pacientes deben ser manipulados como si estuvieran contaminados por microorganismos productores de enfermedades. En el caso de una punción accidental con instrumento punzante o cortante contaminado, hay que tener en cuenta lo siguiente: 1. No perder la calma y retirar el objeto con el que se ha producido la exposición. 2. Lavar la herida con agua y jabón, permitiendo a la sangre fluir libremente de dos a tres minutos bajo agua corriente, induciendo el sangrado, y si es necesario apretando con fuerza la zona afectada. 3. Desinfectar el área con polividona yodada, cloruro de benzalconio o digluconato de clorhexidina. Está contraindicado el uso de cáusticos como lejía, y hay que cubrir con un apósito impermeable.

Palabras clave:

2010-11-03   |   1,054 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 4 Núm.47. Junio 2008 Pags. Odont Moder 2008; 4(47)