Ionómero de vidrio

Autor: Carballo Junco José Antonio

Fragmento

El cemento de ionómero vítreo es el material de protección dentinopulpar que más se acerca al ideal. Se adhiere al tejido dentario y convive aceptablemente con las resinas compuestas. No irrita la pulpa si es bien manipulado. Con su composición hay una elevada cantidad de fluoruros, que al liberarse proporcionan efectos preventivos. Produce un buen sellado de la dentina y su solubilidad es mínima. Su módulo elástico y su coeficiente de expansión térmica son similares a los de la dentina, por lo que resulta un buen sustituto de ésta en grandes cavidades. Al fraguar, no sufre la contracción que ocurre con los composites al polimerizar y por eso es conveniente que en grandes preparaciones sea el ionómero el material que ocupe la mayor parte de la cavidad. Al reducir el volumen final de la restauración de resina compuesta, también se reducen de manera proporcional los efectos de la contracción de polimerización (aparición de brecha marginal, generador de tensiones, etc). Como base tiene excelentes propiedades mecánicas y es posible utilizarlo como relleno del esmalte sin soporte y para reconstruir muñones. Para ser usado como base o forro cavitario, el ionómero vítreo convencional se presenta en forma de un polvo y un líquido, o en forma encapsulada. El polvo está compuesto por un vidrio que contiene óxido de sílice, calcio, fosfatos, aluminio y fluoruros. El líquido es una solución acuosa de ácido poliacílico y sus copolímero y otros ácidos como el tartárico y el itacónico. La mezcla fragua químicamente a través de una reacción ácido-base, formando una sal. Para no alterar sus propiedades, y evitar que resulte irritante, es fundamental respetar la relación adecuada polvo-líquido y realizar una correcta manipulación. Si se desea aumentar el tiempo de trabajo el polvo puede guardarse en el refrigerador. Antes de dosificarlo, se agita un poco el frasco para homogeneizar el contenido. La medida exacta se retira con la cucharilla, enrasándola en el plástico nivelador del envase. El líquido no debe guardarse en refrigeración. Si se presenta muy viscoso, se lo puede sumergir en agua caliente para que recupere su fluidez.

Palabras clave:

2010-11-03   |   1,776 visitas   |   3 valoraciones

Vol. 4 Núm.47. Junio 2008 Pags. Odont Moder 2008; 4(47)