Nevos melanocíticos relevantes en Odontología

Autor: Magaña Mario

Fragmento

Los nevos melanocíticos (lunares) son las alteraciones de la piel más frecuentes en el ser humano. Todos tenemos algún tipo de ellos y su presentación inicial es usualmente durante la niñez. Algunos son propios de la etapa neonatal, pero la mayoría surgen durante la primera y segunda décadas de la vida, tienen implicaciones estéticas de trascendencia y en ocasiones se asocian o son precursores del melanoma maligno. Thomas define al nevo como la decoloración congénita de un área circunscrita de la piel debía a pigmentación: marca de nacimiento, mientras que Leider y Rosenblum afirman que es “cualquier coas, especialmente cualquier cosa sobrante, que está relacionada con la concepción, gestación y desarrollo postantal, que surge de defectos, alteraciones o restos heredables o embriogénicos”. Ante lo impreciso de esta definiciones, Puinkis y Mehregan propusieron una que parece ser más congruente con lo que clínicos y patólogos observan todos los días: “nevo es una malformación estable y circunscrita de la piel, no debida a causas externas y por lo tanto, de origen congénito, que consiste en un exceso local de uno o varios de los constituyentes maduros o normales del órgano piel”. Por tanto, existen nevos de todo tipo: de melanocitos, de queratinocitos, de adipocitos, de miocitos, de histiocitos, de células de las glándulas sudoríparas, sebáceas, del folículo poliso y de los vasos sanguíneos.

Palabras clave:

2010-11-03   |   1,114 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 4 Núm.44. Marzo 2008 Pags. Odont Moder 2008; 4(44)