Neuralgias faciales y otras cefaleas

Autor: Martínez Villar Carlos

Fragmento

Actualmente, el individuo con cefalea recurrente o con dolor facial intenso generalmente se autodiagnostica (incluso investiga en Internet), acude a diversos especialistas (oftalmólogo, odontólogo, cardiólogo, psiquiatra, anestesiólogo); se hace algunos exámenes de laboratorio y de imagen; se automedica; solicita nueva graduación de lentes, le extirpan piezas dentarias o incluso le realizan rinoplastia, sin mejoría del dolor. Con estos antecedentes visita al médico general, quien profundiza más sobre su situación y logra controlar a la mayor parte de los pacientes cuando su implicación es benigna, pero si la respuesta no es satisfactoria, o si considera que se trata de un caso grave, lo envía al especialista correspondiente para continuar su estudio y tratamiento. Este peregrinar del paciente se debe a que las causas del dolor de cabeza son extremadamente variables, desde una frustración laboral o conyugal, hasta una cisticercosis cerebral, pasando por infecciones urinarias, salmonelosis, migrañas, arteritis, hipertensión arterial, entre muchas otras. Para complicar más esta situación, en las cefaleas predominan las manifestaciones subjetivas sobre las objetivas y por si fuera poco, los estudios paraclínicos solamente en forma excepcional confirman una sospecha diagnóstica, ya que en la mayoría de los casos los resultados son normales o si se encuentra alguna alteración, puede tratarse de una variante normal o de un hallazgo sin relación con la cefalea, lo que aumenta la confusión y angustia del paciente o incluso del propio médico tratante, de aquí la gran importancia de realizar una valoración clínica muy detallada antes de solicitar exámenes complementarios que se justifiquen en cada caso en particular.

Palabras clave:

2010-11-09   |   2,034 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 3 Núm.6. Julio 2009 Pags. 20 Rev Mex Odon Clín 2009; 3(6)