Evolución social, una reflexión

Autor: Carballo Junco José Antonio

Fragmento

Entre 1934 y 1961 aparecieron los doce volúmenes o compendios que componen el distinguido ensayo del historiador británico Arnold Joseph Toynbee titulado originalmente A study of history. En él se define a la filosofía de la historia como el análisis del desarrollo y el declive cíclico de las civilizaciones. Si civilización es el estadio cultural propio de las sociedades humanas más avanzadas por el nivel de su ciencia, sus artes, ideas y costumbres, el concepto de sociedad define la reunión mayor o menor de personas, familias, pueblos o naciones, con el fin de cumplir, mediante la mutua cooperación, todos o alguno de los fines de una vida, estructurada en campos definidos de actuación en los que se regulan los procesos de pertenencia, adaptación, participación, comportamiento, autoridad, burocracia y conflictos, entre otros. Hablar de la sociedad de todas las épocas obliga a manejar significados diferentes. Aristóteles consideró a la sociedad como un organismo vivo, concepción que el teólogo italiano Tomás de Aquino completó y desarrolló al hablar de una totalidad orgánica propia, base del pensamiento social cristiano, en donde los individuos que la componen son partes de un todo, regulado por fuerzas trascendentes. Bajo un estricto criterio histórico, se utiliza el término civilización para referirse a un número de sociedades pasadas y presentes que manifiestan modelos históricos, culturales y técnicos característicos y propios e incluyen en él a la civilización del Extremo oriente, que surgió en China hacia el 2200 a.C., y se extendió hacia Japón hacia el 600 d.C., la que emergió en la India hacia el 1500 a.C., la egipcia, hacia el 3000 a.C., la sumeria, hacia el 4000 a.C., seguida de la babilónica, hacia el 1700 a.C., la minoica, hacia el 2000 a.C., la semita, hacia el 1500 a.C., la olmeca y la maya hacia el 1500 a.C., la grecorromana, hacia el 1100 a.C., la bizantina, que se desarrolló en el siglo IV d.C., la islámica, del siglo VIII d.C., las civilización incaica y azteca, que surgieron hacia el siglo XIV d.C., y la occidental, que emergió lentamente en la Europa del occidente a principios de la Edad Media y que engloba a las sociedades que se han desarrollado en el continente americano a partir del siglo XVI. Porque si bien nuestra propia sociedad occidental es considerada como filial la predecesora helena, ésta ha modelado su expresión inicial por el constante e intenso intercambio de influencias con las estructuras sociales de su entorno.

Palabras clave:

2010-11-29   |   809 visitas   |   2 valoraciones

Vol. 4 Núm.41. Diciembre 2007 Pags. Odont Moder 2007; 4(41)