Fragmento

Descrita por primera vez por Jean Alfred Fournier a finales del siglo XIX, al publicar su experiencia clínica basada en cinco casos, con 100% de mortalidad, entidad nosológica de la cual describió a modo de conclusión: “Se trata de una gangrena localizada en la región perineal, muy grave, de rápida evolución y mortal en todos los casos”. Corresponde específicamente a una infección necrotizante localizada en los tejidos blandos de la piel, específicamente en este caso en la región perineal, que produce una necrosis tisular de progresión muy rápida, hasta 1.5 cm/hora, que se propaga a través de las fascias regionales y que se acompaña en todos los casos de una sepsis. La infección es siempre polimicrobiana con presencia de cocaceas y bacilos, gram positivos y negativos, tanto aerobios como anaerobios; siendo estos últimos los que por la producción de nitrógeno e hidrógeno tienen como traducción clínica la presencia de crepitación localizada en la región afectada. Su real incidencia es difícil de precisar, pues al ser bastante poco frecuente, la literatura da pocas luces el respecto, sin embargo, es posible aportar algunos datos. Entre 1883 y 1935 se habían descrito 467 casos, desde 1935 hasta 1980 es posible observar una disminución importante en los casos reportados, talvez por la introducción de los antibióticos, pero desde ese año hasta el año 2010 se aprecia un aumento sostenido en la incidencia de esta patología, explicable talvez, por el aumento en la expectativa de vida así como por la aparición de resistencia bacteriana natural a los antibióticos utilizados.

Palabras clave:

2010-12-14   |   678 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 62 Núm.6. Noviembre-Diciembre 2010 Pags. 635-638 Rev Chil Cir 2010; 62(6)