Un caso de anatomía

Autor: Suárez Rivero Alexei

Fragmento

En el número anterior de esta revista fue publicado el interesante artículo: “Perfusión axilar, transventricular y cerebral selectiva anterógrada en disección aórtica. A propósito de un caso”. De un colectivo de autores del Cardio-Centro del Hospital Hermanos Ameijeiras. La complejidad de la patología presentada por el paciente, constituyó un desafío para el equipo quirúrgico, que supo sortear con eficiencia todos los obstáculos anatómicos. Finalmente, el resultado fue satisfactorio, con la vuelta a la sociedad de un paciente sometido a una cirugía de gran envergadura, que ya de por sí exhibe altos índices de mortalidad. Ahora bien en el artículo, como tal, resalta un aspecto que me gustaría comentar. En el acápite dedicado a la descripción de la técnica de circulación extracorpórea empleada, se plantea que se optó por el método de perfusión cerebral anterógrada, con la combinación de hipotermia profunda y parada circulatoria total para garantizar la adecuada protección cerebral y esplácnica. La parada circulatoria total consiste en la detención de la circulación sanguínea, que provee la máquina de corazón-pulmón, que es la única al estar el corazón detenido, en este caso debido a la hipotermia. La perfusión cerebral, a su vez, no es más que el suministro de sangre arterial, proveniente del oxigenador, al cerebro. Esta puede ser administrada de forma selectiva, cuando se emplea una sola arteria carótida o la arteria axilar (habitualmente la derecha), mientras la otra permanece ocluida y el flujo se distribuye a través del polígono de Willy. La otra forma consiste en la canulación de ambas arterias carótidas, como en este caso. También existe la perfusión retrógrada a través de la vena cava superior.

Palabras clave:

2010-12-23   |   537 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 16 Núm.2. Abril-Junio 2010 Pags. 219-220 Rev Cubana Cardiol 2010; 16(2)