Diferencias clínicas entre oclusión y suboclusión intestinal por Ascaris lumbricoides.

Datos que orientan al tratamiento quirúrgico 

Autores: Álvarez Solís Rubén Martín, Gutiérrez Lucatero Silvia, Vargas Vallejo Marcela del Pilar, Quero Hernández Armando, Bulnes Mendizábal David Pablo, Hernández Sierra Juan Francisco

Resumen

Introducción: La ascariasis es un problema de salud pública en nuestro país. Entre sus complicaciones está la obstrucción intestinal con suboclusión u oclusión intestinal. Esta última, requiere tratamiento quirúrgico. Objetivo: Identificar las diferencias clínicas preoperatorias de pacientes con diagnóstico de suboclusión y de oclusión por Ascaris para determinar los factores que apoyan la decisión de recurrir a cirugía cuando existe oclusión intestinal. Material y métodos: Estudio retrospectivo realizado de 1999 a 2009, en el Hospital del Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón” en 50 pacientes con suboclusión intestinal y 50 pacientes con oclusión. Se analizaron las variables y datos clínicos preoperatorios mediante SPSS versión 13.0 y se obtuvo la significancia estadística mediante Chi cuadrada. Resultados: De los pacientes menores de cinco años hubo 33 casos de oclusión y 29 con suboclusión (p = 0.40). La fiebre (p = 0.02), la distensión abdominal (p = 0.000009), el vómito (p = 0.02), la hemoglobina menor de 10 (p = 0.006) y de forma importante la administración de antiparasitarios con una p = 0.006 fueron los datos preoperatorios significativas entre oclusión y suboclusión por Ascaris lumbricoides. Análisis: De acuerdo a los resultados se puede formar un modelo clínico para predecir que los niños, menores de cinco años de edad, con anemia, distensión abdominal, vómito y fiebre y el antecedente de haber recibido un antiparasitario del tipo del mebensole, sugiere oclusión por Ascaris lumbricoides, y la necesidad de tratamiento quirúrgico aún antes de tener el cuadro clínico de abdomen agudo.

Palabras clave: Obstrucción intestinal Ascaris lumbricoides oclusión mebenzole ascariasis.

2011-10-26   |   1,866 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 32 Núm.3. Mayo-Junio 2011 Pags. 156-162 Acta Pediatr Méx 2011; 32(3)