El laboratorio en la evaluación de la artritis reumatoide temprana

Autores: Saavedra Ramírez Publio Giovanni, Vásquez Duque Gloria María

Resumen

El tratamiento de la artritis reumatoide (AR) ha cambiado considerablemente desde 1987. El objetivo es iniciar el manejo tan temprano como sea posible, antes que aparezcan los marcadores radiológicos de enfermedad establecida. El epítope compartido, una secuencia de aminoácidos codificada por alelos específicos del gen HLA-DR4, se asocia a AR en la mayoría de pacientes caucásicos. Este gen claramente predispone a la AR, pero debe decirse que mientras el HLA-DR4 puede predecir el curso más severo de la enfermedad, no logra una especificidad suficiente como para hacerlo útil clínicamente. La determinación del factor reumatoide (FR) ha sido la prueba de laboratorio central en la artritis de inicio temprano, jugando un papel crítico en el diagnóstico y en menor medida para predecir el pronóstico de la AR. Varios autoanticuerpos han demostrado recientemente mejor rendimiento que el FR y se han propuesto como marcadores diagnósticos y pronósticos en AR. Schellekens et al. diseñaron un péptido citrulinado cíclico (CCP) sintético con argininas deiminadas para usarlo como antígeno en un ELISA para anticuerpos anti-CCP. Este ensayo demostró una especificidad del 98% en pacientes con AR establecida y de 96% para pacientes con AR temprana. La sensibilidad fue del 68 y del 48% respectivamente. El FR es la prueba de oro en el soporte serológico del diagnóstico de la AR, pero tiene una especificidad del 90-95% dependiendo de la edad del individuo estudiado. Por lo tanto, la identificación de anticuerpos anti-CCP tiene el potencial de discriminar mejor entre pacientes con AR temprana de otras poliartritis inflamatorias.

Palabras clave: Artritis reumatoide factor reumatoide anticuerpo anti-péptido citrulinado clícico.

2011-11-03   |   371 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 11 Núm.2. Abril-Junio 2004 Pags. 150-155 Rev. Colomb. Reumatol. 2004; 11(2)