Importancia del consumo de miel de abeja

Autor: Gil Gellenis Yanet

Fragmento

El consumo de miel de abeja es altamente beneficioso para nuestro cuerpo y salud, ya que se ha comprobado que la miel es una gran fuente de energía, estimula la formación de glóbulos rojos porque posee ácido fólico, ayudando también a incrementar la producción de anticuerpos. Es antiséptico, antibiótico, preservador y endulzador natural. Si consumimos regularmente miel de abeja estaremos enriqueciendo nuestra alimentación. La ingestión de miel permite una alimentación inmediata e intensiva de todo el sistema muscular, especialmente, del corazón, al que la glucosa llega rápidamente. Es antianémica y antioxidante. Eleva los niveles de hemoglobina por su contenido en hierro (forma ferrosa), absorción que es bien activada por la vitamina C y el aporte de enzimas secretadas por las abejas, que a su vez constituyen un factor proteico de origen animal con alto valor biológico. El aporte de cobalto constituye un elemento imprescindible en la síntesis de vitamina B12, que interviene en la formación de los glóbulos rojos en la médula ósea. Su aporte de otros elementos como vitaminas (B6, B9) y algunos aminoácidos, así como su influencia en la asimilación de otros nutrientes favorece su incorporación al organismo y permiten contrarrestar los estados anémicos. Su contenido en flavonoides (pinocembrina, pinobanskina, crisina, galangina, quercitinas, apigenina, kempferol) y polifenoles le aportan un marcado efecto antioxidante. Los flavonoides actúan mediante captación de radicales libres e interviniendo en el metabolismo de la vitamina C, protegiendo contra el cáncer y enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, entre otras funciones. El calcio, por su parte, presente también en la miel resulta un relajante muscular, interviniendo como regulador del sistema nervioso.

Palabras clave:

2011-12-06   |   3,737 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 15 Núm.3. Julio-Septiembre 2011 Pags. Corr Med Cient Holg 2011; 15(3)