Resumen

Introducción: La dermatitis atópica (DA) es una inflamación crónica de la piel, es la manifestación cutánea de una alteración en la regulación inmunológica de TH2/TH1. La incidencia de DA está aumentada en niños presentándose en 1-3% de los niños en los primeros dos años de vida. Los criterios mayores para su diagnóstico fueron planteados por Hanifin y Rajka en 1980 e incluyen: atopia, prurito y eczema. Los pacientes atópicos se caracterizan por responder con grandes cantidades de IgE a sustancias comunes como: ácaros del polvo, pólenes, hongos, alimentos y drogas. Estos anticuerpos pueden ser determinados por medio de pruebas cutáneas por prick y pruebas in vitro RAST. El objetivo de este estudio fue identificar la sensibilización mediante pruebas cutáneas positivas por prick, reportadas en los expedientes de los pacientes con criterios de DA al momento del diagnóstico. Material y métodos: Es un estudio retrospectivo, descriptivo, de corte transversal, realizado en el Servicio de Alergia del Instituto Nacional de Pediatría, México, D.F. Hospital Pediátrico de Tercer Nivel. Se revisaron todos los expedientes de pacientes con diagnóstico de DA desde enero de 1989 a diciembre de 1999, que cumplieron con los criterios diagnósticos clínicos, a quienes se les realizaron pruebas cutáneas por prick. Se investigaron las características de la población estudiada: sexo, edad, procedencia, la presencia de diagnósticos asociados, características del ambiente intradomiciliario que contribuyeran a la sensibilización a alergenos ambientales, el tipo de alergenos al que presentaron reactividad cutánea y los niveles séricos de IgE. Los datos fueron analizados en STATA (Statistics/Data Analysis). Resultados: Se revisaron 112 expedientes de pacientes que al momento del diagnóstico cumplían criterios de DA. En 76 pacientes fueron realizadas las pruebas cutáneas por prick. Sesenta y tres pacientes (67.8%) tenían pruebas cutáneas positivas. La edad media de diagnóstico fue 7 años (0.8-14 años). El grupo de edad con mayor número de pacientes fue el grupo de 6-9 años (25). El sexo más afectado fue el masculino 50 pacientes (65.8%) y 26 pacientes del sexo femenino (16%) del Estado de México y 9 pacientes (12%) de otros Estados. De los pacientes menores de 1 año, 5 pacientes (62.5%) presentaron pruebas cutáneas a dermatofagoides. En relación al sexo la positividad de pruebas cutáneas a dermatofagoides en el sexo masculino fue de 38 pacientes (76%). En relación a su procedencia, las pruebas cutáneas fueron positivas a dermatofagoides en 47 pacientes, no se encontraron diferencias estadísticamente significativas. De la población estudiada 5 pacientes presentaban DA (8%), 4 sensibilizados a dermatofagoides y uno tenía pruebas cutáneas negativas. Ocho pacientes (12.6%) presentaban DA asociada con asma, 15 pacientes (23.8%) presentaban DA asociada con rinitis alérgica y 24 pacientes (38.1%) presentaban DA asociada con asma bronquial y/o rinitis alérgica. En relación a las características del medio ambiente intradomiciliario que contribuyen a exacerbación de síntomas y a la positividad de pruebas cutáneas; la humedad y polvo (alfombras y peluches) correlacionan positivamente (p < 0.001). Discusión: En el presente estudio se encontró que el 82.9% de los pacientes a los que se les realizó pruebas cutáneas mostraron sensibilización a alergenos. De los pacientes menores de cinco años (30), 5 pacientes tenían diagnóstico de DA y observamos que estos pacientes presentaban ya datos de sensibilización a dermatofagoides antes del 1er año de edad (2 de 5 pacientes < de 1 año), por lo que podemos concluir que nuestra población presenta sensibilización desde edades tempranas a aeroalergenos intradomiciliarios. Las viviendas de los pacientes con diagnóstico de DA en este estudio presentaban dos factores de riesgo importantes en relación a la sensibilización a ácaros del polvo casero: humedad y polvo intradomiciliario (alfombras y peluches) que se correlaciona en forma significativa. En nuestra población de estudio el 90.4% de los pacientes con DA presentaban asma, rinitis alérgica y/o ambas, este alto porcentaje en pacientes que al momento del diagnóstico cumplían criterios de DA lo podemos explicar porque el diagnóstico de sensibilización y la identificación de alergenos, así como el control ambiental adecuado se inicia cuando ya existen manifestaciones de enfermedad respiratoria. La utilización de pruebas cutáneas por prick es útil en pacientes pediátricos (inclusive en los menores de 5 años) como apoyo en el diagnóstico de pacientes con DA para identificar alergenos ambientales que incrementan el riesgo de desarrollar alergia respiratoria e iniciar medidas que puedan prevenir la evolución a la tríada atópica (DA, asma bronquial y rinitis alérgica).

Palabras clave: Dermatitis atópica sensibilización aeroalergenos.

2003-02-13   |   1,610 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 8 Núm.6. Noviembre-Diciembre 1999 Pags. 152-159. Alergia e Inmunol Pediatr 1999; 8(6)