La consulta médica-odontológica

Autor: Carballo Junco José Antonio

Fragmento

Si bien el sufrimiento que acompaña a la enfermedad no es puramente físico, está doblado casi siempre de un componente espiritual, que a veces es el que predomina, la consulta odontológica no significa sólo el deseo de acabar con la molestia orgánica sino de segar el temor escondido, la angustia inconfesada. En la consulta el enfermo se entrega confiadamente al odontólogo. Es el caso, como define Louis Portes de “una confianza frente a una conciencia”. La atención personal y directa por parte del odontólogo a la persona que necesita ayuda por un problema de salud, atención que se concreta en el acto médico, es el hecho cuya repetición traza una línea casi ininterrumpida a lo largo de la historia de la Medicina. Sólo cuando la medicina ha sido eminentemente mágico-religiosa y ahora, en muchos casos se hace depender de manera abusiva de la tecnología, es cuando el odontólogo y el enfermo se han distanciado. La consulta es el momento en que ponemos en práctica los conocimientos y las destrezas pertenecientes a la clínica. Clínica es lo que hacemos ante y con un paciente para identificar el problema de salud bucal motivo de la consulta, para planear la manera de solucionarlo, aplicar algunas de las medidas tendientes a este fin y, por último, para percatarse de los cambios que dicho problema va teniendo a lo largo del tiempo, ya en forma espontánea, ya a consecuencia de las medidas terapéuticas indicadas o aplicadas por nosotros.

Palabras clave:

2012-06-04   |   392 visitas   |   2 valoraciones

Vol. 8 Núm.83. Junio 2011 Pags. 18-19 Odont Moder 2011; 8(83)