Fragmento

De las afecciones respiratorias crónicas en los niños, el asma es la más común y el broncoespasmo inducido por el ejercicio puede encontrarse hasta en 80 al 90% de los casos. Su frecuencia es mayor en los niños que en los adultos. Los trabajos precursores de Jones y sus colaboradores en la decada de 1960 demostraron que: 1) en los niños asmáticos uno a dos minutos de ejercicio producía un incremento en el volumen espiratorio forzado en el primer segundo (VEF-1); 2) que el ejercicio prolongado de 8 a 12 minutos producia descenso del VEF-1 y 3) que tanto el aumento como el descenso pueden minimizarse con el uso de medicamentos beta?adrenérgicos y simpaticomiméticos. En la actualidad, otros investigadores han demostrado el efecto de la duración, tipo a intensidad del ejercicio, el periodo refractario y el efecto de la temperatura y humedad del aire inspirado sobre la función pulmonar. Se sabe que a los seis a ocho minutos de ejercicio en niños asmáticos y en sanos se eleva el flujo espiratorio pico (FEP) y el VEF-1 y que de los 8 a 15 minutos hay una caída en los valores de los mismos. En la actualidad se conocen ejercicios más "asmogénicos" que otros; por ejemplo, correr se ha reportado como la forma más asmogénica, seguida de correr en la banda sin fin, que es un poco menos potente. Le siguen en orden el ciclismo, la caminata, la natación y el kayak.

Palabras clave: .

2003-02-22   |   1,098 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 46 Núm.1. Enero-Febrero 1999 Pags. 30-32 Rev Alergia Mex 1999; 46(1)