Resumen

Dermatitis atópica (DA) es una enfermedad crónica y recurrente que ocurre principalmente en la infancia, aunque su prevalencia se ha duplicado en las ultimas décadas en los países industrializados afectando tanto a niños como adultos (15-30% y 2-10%,respectivamente). La patogénesis de DA resulta de una compleja interacción de factores genéticos, inmunológicos, alteraciones de la barrera cutánea y el medio ambiente. Por este motivo, el tratamiento debe incluir hidratación de la piel, manejo farmacológico y eliminación de los factores exacerbantes como infecciones, irritantes y alérgenos. Estudios recientes han demostrado que la conversión de 25-hidroxivitamina D a la forma activa 1,25-dihidroxivitamina D (vitamina D3) se lleva a cabo en queratinocitos y monocitos cutáneos. La vitamina D3 aumenta los niveles de catelicidinas, moléculas que activan y coordinan múltiples fases de las respuestas intrínseca y adaptativa del sistema inmune. Diversas investigaciones sugieren que los pacientes con DA están predispuestos a infecciones cutáneas debido a la baja producción de catelicidinas, que también son importantes péptidos antimicrobianos. El presente trabajo tiene la finalidad de analizar las evidencias disponibles sobre la utilidad terapéutica de la vitamina D3 en pacientes con DA.

Palabras clave: ¿Una nueva opción terapéutica?

2013-03-25   |   802 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 11 Núm.1. Enero-Marzo 2013 Pags. 48-53 Dermatología CMQ 2013; 11(1)