Índice de líquido amniótico y complicaciones perinatales en embarazadas de alto riesgo

Autores: Santos Bolívar Joel, Aragón Charry Jhoan, Torres Cepeda Duly, Reyna Villasmil Eduardo, Mejia Montilla Jorly, Reyna Villasmil Nadia

Resumen

El objetivo de la investigación fue determinar la precisión diagnóstica del índice de líquido amniótico sobre las complicaciones perinatales en embarazadas de alto riesgo. Se seleccionaron 200 pacientes con embarazos de alto riesgo. El índice de líquido amniótico fue calculado en las 72 horas previas del parto. Se evaluó el número de nacimientos por cesárea, Apgar menor de 6 puntos a los 5 minutos, complicaciones perinatales y número de muertes perinatales. Las pacientes fueron divididas en dos grupos de acuerdo con el valor del índice de líquido amniótico: grupo A, pacientes con valores iguales o menores a 5 centímetros (n = 62) y grupo B, pacientes con índice de líquido amniótico mayor de 5 centímetros (n = 138). No se encontraron diferencias significativas en relación con la edad materna, edad gestacional y frecuencia de nuliparidad entre los grupos (p = ns). Las pacientes en el grupo A presentaron una cantidad significativamente superior de partos inducidos que las pacientes del grupo B (p < 0.05). Las pacientes del grupo A presentaron un mayor porcentaje de recién nacidos con puntaje de Apgar < de 6 puntos a los 5 minutos, complicaciones perinatales y muertes perinatales que el grupo B, pero estas diferencias no fueron significativas (p = ns). La precisión diagnóstica del índice de líquido amniótico como predictor de las complicaciones perinatales fue: sensibilidad 27.4%, especificidad 81.8%, valor predictivo positivo 40.4% y valor predictivo negativo 71.5%. Se concluye que el índice de líquido amniótico es un pobre predictor de las complicaciones perinatales en embarazadas de alto riesgo.

Palabras clave: Índice de líquido amniótico complicaciones perinatales embarazo de alto riesgo.

2013-03-28   |   922 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 21 Núm.1. Enero-Junio 2012 Pags. 52-57 MedULA 2012; 21(1)