Resumen

En la actualidad, el citomegalovirus (CMV) es el agente más frecuente de infección congénita presente al nacimiento y es la principal causa infecciosa de sordera neurosensorial y de retraso psicomotor. Tiene una distribución mundial con una prevalencia que varía entre 0.5 y 2.4% de los recién nacidos vivos. Aproximadamente, 10% de los recién nacidos infectados por CMV presentaran síntomas al nacer, mientras que 90% son asintomáticos. Las manifestaciones más frecuentes son: petequias o púrpura, hepatoesplenomegalia, ictericia, hipoacusia y microcefalia. En la infección asintomática, el hallazgo y secuela permanente más importante es la hipoacusia neurosensorial. El diagnóstico de la infección congénita por CMV se basa en los hallazgos clínicos, pruebas de laboratorio, estudios de gabinete y métodos moleculares, siendo la reacción en cadena de polimerasa cuantitativa (carga viral para CMV) el estándar de oro. El ganciclovir es un nucleósido análogo de la 2’-deoxiguanosina que inhibe la replicación del virus, se utiliza en dosis de 12 mg/kg/día, dos veces al día, durante seis semanas. La recomendación es que todos los neonatos con infección congénita y afección del sistema nervioso central (SNC) reciban tratamiento con ganciclovir para prevenir el desarrollo de hipoacusia y de alteraciones del lenguaje y el aprendizaje.

Palabras clave: Citomegalovirus infección congénita diagnóstico tratamiento.

2013-06-26   |   442 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 26 Núm.102. Octubre-Diciembre 2012 Pags. 225-233 Rev Enfer Infec Pediatr 2012; XXVI(102)