Extracto del documento de Consenso de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica (SEIP) y el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP) para la vacunación en niños infectados por VIH

Fragmento

Introducción Los niños infectados por el VIH tienen un riesgo elevado de presentar infecciones incluso en la era TARGA, por ello la prevención de enfermedades infecciosas mediante vacunas es fundamental. Los lactantes que han iniciado TARGA, pueden retener una mejor funcionalidad inmune y responder mejor a vacunas, por ello se recomienda vacunar a estos pacientes precozmente con el calendario habitual modificado, incluso antes de iniciar TARGA, teniendo presente que el tratamiento no va a restaurar la inmunidad a la vacunación previa. La mejoría de la respuesta a las vacunas y la recuperación de linfocitos B y T con TARGA, no se correlaciona necesariamente con desarrollo de respuesta protectora y tampoco asegura que ésta no desaparezca con el tiempo, incluso consiguiendo CD4 normales. La respuesta vacunal puede ser inadecuada por un daño irreversible del sistema inmune, pues el VIH afecta la funcionalidad de los CD4, produciendo una reducción en la protección vacunal, respuesta subóptima a primovacunación y pérdida de células de memoria. Las vacunas son bien toleradas en niños con VIH y confieren cierta protección. El mejor marcador del estatus inmunitario es el valor de CD4/edad. No se conoce el dintel mínimo para una correcta respuesta inmune y los lactantes recién diagnosticados, a pesar de tener valores de CD4 por encima de la normalidad, pueden tener la funcionalidad alterada. Los lactantes con TARGA deben ser vacunados precozmente, pues responden bien a Ag, sobre todo proteicos; si desarrollan inmunosupresión, la respuesta a Ag polisacáridos disminuye, con riesgo de infecciones por bacterias encapsuladas. Niños nacidos antes del TARGA, que fueron vacunados con cifras de CD4 bajas, no conseguirán respuesta eficaz ni memoria inmunológica; por eso debe valorarse la revacunación y comprobar después la respuesta a vacunas.

Palabras clave:

2013-06-27   |   721 visitas   |   4 valoraciones

Vol. 25 Núm.100. Abril-Junio 2012 Pags. 121-124 Rev Enfer Infec Pediatr 2012; 25(100)