Antimicrobianos y lactancia materna

Autores: Vázquez Tsuji Óscar, Campos Rivera Teresita

Fragmento

En todos los casos debe de asumirse como principio que los medicamentos administrados a la madre llegarán al niño a través de la leche materna. El paso de antimicrobianos a la leche materna, potencialmente, puede tener tres efectos: la modificación de la flora intestinal con la consecuente aparición de diarrea y malabsorción de nutrientes, efectos relacionados de manera directa con la dosis del medicamento y alteración de los resultados en los cultivos realizados en casos de infección sistémica. Con base en lo anterior los antimicrobianos, pueden ser clasificados como: a) Seguros para su administración en mujeres que están lactando: amoxicilina, aminoglucósidos, amoxicilina-clavulanato, antituberculosos, cefalosporinas y macrólidos b) Antimicrobianos cuyo efecto en los lactantes aún es desconocido y que deben de emplearse con precaución como clindamicina, dapsona, ácido mandélico, metronidazol a dosis bajas, ácido nalidíxico y nitrofurantoína c) Los antimicrobianos no recomendados son el metronidazol a dosis únicas y altas, cloramfenicol y quinolonas. Aunque el ketoconazol se considera compatible con la lactancia, aún se desconocen los efectos de otros antimicóticos como el fluconazol, itraconazol y terbinafina. Los antipalúdicos como la cloroquina, la hidroxicloroquina y quinina, aunque aparecen en la leche, se consideran compatibles con la lactancia, en el caso de la mefloquina, proguanil, pentamidina, pirimetamina y primaquina, aún no se cuenta con información suficiente para considerarlos como compatibles con la lactancia.

Palabras clave:

2013-06-27   |   1,030 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 25 Núm.100. Abril-Junio 2012 Pags. 128-129 Rev Enfer Infec Pediatr 2012; 25(100)