Fractura radicular en paciente con retardo generalizado en el desarrollo

2do lugar. Casos clínicos 

Autores: Cueto Rabanales María Candelaria, Sotelo Camacho María del Socorro, Luengo Fereira Jesús

Fragmento

Introducción Las lesiones traumáticas en la región oral han sido descritas y clasificadas de acuerdo a una variedad de criterios. Según Andreasen, las fracturas radiculares son aquellas que afectan al cemento, la dentina y la pulpa. Estas clases de fracturas ocurren muy frecuentemente comparadas con otras afecciones dentales, siendo aproximadamente el 3% de todos los traumas dentales. Generalmente afecta a personas de edades comprendidas entre 11 y 20 años, en una proporción ligeramente superior de varones sobre mujeres. Los incisivos centrales superiores son los dientes más vulnerables seguidos de los incisivos laterales superiores e incisivos mandibulares. La mayoría de las fracturas radiculares son debidas a traumatismos causados por caídas, golpes en peleas, accidentes deportivos o accidentes automovilísticos, y suelen estar asociadas con traumatismos de dientes adyacentes, fracturas de hueso alveolar y/o laceraciones de los tejidos blandos. La fractura radicular es una lesión de difícil reconstrucción, donde la toma de decisiones se plantea como un reto para el profesional. La fractura puede ser vertical, horizontal o ligeramente oblicua, clasificándose según el tercio radicular donde se produce. La mayoría de los dientes con fracturas radiculares se pueden recuperar con éxito luego de la reposición del segmento coronario (si es que éste se ha desplazado) y la subsecuente estabilización durante aproximadamente seis semanas. La estabilización de un diente con fractura radicular se puede realizar por medio de una férula funcional no rígida, que se refiere a férulas que permiten alguna movilidad la cual favorece la cicatrización de las fibras dañadas del ligamento periodontal produciéndose de esta manera una menor reabsorción que cuando se utilizan férulas rígidas.

Palabras clave:

2013-07-01   |   524 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 2 Núm.6. Junio 2013 Pags. 12-13 Odont Pediatr Act 2013; 2(6)