Abscesos en la cavidad bucal

Autor: Nolasco Herrera Hilda

Fragmento

En odontología, como en medicina, todo lo que no se trata adecuadamente traerá consecuencias. Si una lesión cariosa incipiente se deja crecer, no se trata oportuna y adecuadamente, con el tiempo destruirá demasiado los tejidos de la corona del diente, llegará al tejido pulpar, lo dañará e infectará ocasionando un absceso dental. Por el contrario, si el paciente tiene encías sangrantes, rojas, dolorosas, malolientes y no se asea adecuadamente, permitirá que esta infección progrese, se transmita al hueso, ocasionando que este se retraiga, haya una infección más severa con abscesos, y por último los dientes se caigan de lo flojos que están. A grandes rasgos esta es la evolución de ambas enfermedades, que son las que a nivel mundial más afectan al hombre. En la boca las infecciones generalmente se clasifican en dos tipos, de acuerdo a su origen: a) odontogénicas y b) no odontogénicas. Las que más se presentan son las primeras.

Palabras clave:

2013-09-20   |   167 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 9 Núm.108. Julio 2013 Pags. 5 Odont Moder 2013; 9(108)