Endulcemos el dolor de los niños

Puede ser una alternativa para atenuar su dolor 

Autor: Vega Franco Leopoldo

Fragmento

Dice Hipócrates que "para que un hombre esté verdaderamente llamado a ejercer la medicina, requiere tener disposición natural para practicarla", y principia su libro de Aforismos, con el conocido por todos: "La vida es corta, la ciencia vasta, la oportunidad fugaz, la experiencia peligrosa, el juicio difícil". Amén de otras cualidades que dice debe poseer quiénes deciden estudiar medicina y de señalar el derrotero que seguirá la vida de quién selecciona esta profesión, en la breve sentencia del epígrafe establece uno de los principios que regirán su conducta terapéutica frente a una persona enferma: Primero, no causarle ningún daño y siempre favorecerlo. Cuando estos conceptos fueron escritos hace 25 siglos, el hombre, en su más amplio sentido humano, era el centro del quehacer del médico; su ejercicio profesional estaba impregnado de principios morales, preceptos éticos y juicios filosóficos, que en esta época el saber científico parece haber desplazado. Por eso es conveniente hacer alusión a la conducta del pediatra frente al dolor de sus pacientes, tema que se aborda en dos trabajos que aparecen en este número (páginas 172-175 y 176-179).

Palabras clave: Dolor atención de los niños.

2002-11-28   |   753 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 67 Núm.4. Julio-Agosto 2000 Pags. 152-153. Rev Mex Pediatr 2000; 67(4)