La salud de los niños.

Aura y signo del bienestar del hombre 

Autor: Vega Franco Leopoldo

Fragmento

Mediante nuestra capacidad de introspección percibimos la salud como un fragmento del mundo subjetivo del que sólo tomamos conciencia al no disfrutar de los dones que le acompañan, como acontece a un recluso que ha perdido la libertad. En cambio, nos percatamos de la salud de los niños de manera objetiva: inferimos que es la condición necesaria para hacer crecer y desarrollar cabalmente sus potencialidades durante el curso evolutivo mediante el cual alcanzan su madurez. Tal vez, por lo disímil de estas percepciones los adultos sólo advertimos el significado de la salud al dejar de sentir el silencio placentero de nuestro organismo y la manera en que declina en nuestro ser la voluntad y el vigor para trabajar, para disfrutar la vida, y para compartir los elementos y circunstancias de la cultura, material y espiritual, en que se desenvuelve nuestra vida.

Palabras clave: Salud libertad enfermedad.

2002-11-30   |   691 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 68 Núm.4. Julio-Agosto 2001 Pags. 130-131. Rev Mex Pediatr 2001; 68(4)