Variables socioeconómicas como indicadores de riesgo de amigdalectomía

Autores: Vega Franco Leopoldo, Morán Alvarez Cristina, Urbina Cedillo Clara, Hernández Robles Silvia

Resumen

Objetivo: Conocer sí la frecuencia de estudiantes amigdalectomizados se asocia a algún indicador socioeconómico de su familia. Método: Se realizó una encuesta entre estudiantes de medicina en la que se incluyeron las siguientes variables: tipo de escuela primaria a la que asistieron, si habían sido intervenidos quirúrgicamente y tipo de cirugía, escolaridad y ocupación de los padres, entre otras. Material de estudio: 1968 estudiantes. Resultados: de los encuestados, 12.9% dijo haber sido amigdalectomizados; el riesgo de amigdalectomía fue mayor entre los que asistieron a escuelas privadas (RM: 2.31, IC 1.74-3.06), y entre éstos los que fueron intervenidos con otra cirugía (RM: 2.19, IC 1.62-2.95). La escolaridad y la ocupación de la madre mostró una tendencia significativa, (Ji de tendencias 28.4 (p = 0.0001), y 15.7 (p = 0.001). El riesgo de amigdalectomía fue 2.3 veces más alto entre los hijos cuya madre es profesionista. En aparente relación a la ocupación y escolaridad de los padres, la ji cuadrada de tendencia fue también significativa: sus valores fueron: 15.7 y 15.9, respectivamente. Con un modelo de regresión logística se encontró que haber asistido a una escuela privada y el hecho de tener una madre con ocupación alta, dio un mayor riesgo de amigdalectomía. Los que asistieron a la escuela privada, y los padres con ocupación alta, dieron mayor riesgo para otra cirugía. Conclusiones: Hubo consistencia en los hallazgos y congruencia con lo observado por otros investigadores; la magnitud de los riesgos encontrados induce a pensar que la extirpación de las amígdalas y el hecho que haber sido intervenido quirúrgicamente se encuentra asociado a indicadores socioeconómicos de la familia.

Palabras clave: Amigdalectomía factores de riesgo.

2003-04-11   |   1,239 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 64 Núm.4. Julio-Agosto 1997 Pags. 142-147. Rev Mex Pediatr 1997; 64(4)