Página del Editor

Autor: Núñez Orozco Lilia

Fragmento

Cuando este número llegue a sus manos, la Academia Mexicana de Neurología y el Consejo Mexicano de Neurología, habrán alcanzado una meta que ambas asociaciones se propusieron hace un tiempo: contar con una oficina propia como sede permanente de ambas asociaciones. No fue fácil y menos aún si lo hubieran intentado por separado. ¿Por qué contar con una oficina como sede? Desde sus respectivas fundaciones, la sede de cada una fue itinerante, moviéndose a donde se encontraba el presidente en turno. Cada uno de ellos podrá decirles del desorden que imperaba en su anteriormente bien acomodad oficina o consultorio, con equipo, libros de actas, papelería, etc., pero principalmente documentos tan valiosos como nuestros diplomas de certificación y recertificación, nuestras cédulas de especialistas y nuestros insustituibles documentos originales para la tramitación de los mencionados diplomas. Ambas asociaciones deben pagar impuestos y cada dos años era el problema de dar de alta un nuevo domicilio o bien mantener por costumbre el domicilio original donde recibían papeles muy importantes que nadie sabía a quién iban destinados, exponiéndonos a serios problemas fiscales y de otra índole.

Palabras clave: .

2003-06-27   |   752 visitas   |   2 valoraciones

Vol. 3 Núm.4. Julio-Agosto 2002 Pags. 189. Rev Mex Neuroci 2002; 3(4)