La Colaboración Cochrane en Cuba. Parte IV.

Producción de ensayos clínicos en Iberoamerica. 

Autores: Cañedo Andalia Rubén, Arencibia Jorge Ricardo, Perezleo Solorzano Ligeya, Conill González Clara, Araújo Ruiz Juan Antonio

Resumen

Objetivos: Mostrar las características del flujo de información sobre ensayos clínicos publicados por autores iberoamericanos, procesados en la base de datos Medline desde sus inicios. Métodos: Se identificaron los informes de ensayos clínicos publicados por autores cuya afiliación correspondiera a instituciones situadas en los países de Iberoamérica, a partir de varias estrategias de búsquedas diseñadas para su recuperación. Para caracterizar la producción de ensayos clínicos en la región, se determinó el número de ensayos clínicos publicados según país, así como su distribución por años, fuentes, país de la revista, tipo de publicación, idioma, autor, afiliación del primer autor, etcétera. Resultados: Se identificaron 4 191 informes de ensayos clínicos, que presentaban como primer autor, a un especialista, cuya afiliación correspondía a una institución situada en el territorio estudiado. Esta cifra representa el 0,97% de los 431 960 registrados en Medline en la fecha en que se realizó la exploración Un total de tres países acumulan aproximadamente el 70 % de la producción de la región: Brasil, México y Argentina. Cuba se ubica en la sexta posición según el número de ensayos clínicos lidereados. La producción total de informes de ensayos en Iberoamérica es similar a la de Finlandia como país. Desde el año 1987, donde aparecieron los primeros registros de ensayos en Medline, y hasta el año 2002, su producción tiende a crecer aunque lentamente. Las instituciones más productivas fueron las universidades de Sao Paulo y Chile. Los 4 191 informes de ensayos hallados se distribuyeron entre 954 fuentes procedentes de 35 países. La fuente más productiva fue la Revista Médica de Chile con 121 trabajos. Las fuentes de los Estados Unidos y el Reino Unido acumulan el 57,17% del total de ensayos hallados. A su vez, comprenden el 62,89 % de las fuentes identificadas. La América del Norte y Europa, como regiones, abarcan el 77,76 % de los ensayos, así como el 91,72% de las fuentes. América Latina, relegada a una tercera posición, registra sólo una quinta parte de los ensayos, sus fuentes apenas rebasan el 5% del total. Los ensayos clínicos analizados se realizan con mayor frecuencia en adultos que en adolescentes, personas mayores y niños; con mujeres algo más que con hombres, sin el financiamiento del gobierno de los Estados Unidos, para comparar terapias o técnicas diferentes, a doble ciego y en forma prospectiva. Los ensayos controlados aleatorios comprenden el 50,05% del total. Brasil encabeza la lista de países más productivos en este renglón con 763 informes. Brasil, México y Argentina abarcan prácticamente el 70% del total identificado. El predominio del idioma inglés entre los informes estudiados es absoluto: con más del 80%. Conclusiones: El ensayo clínico es considerado actualmente como el método de excelencia para probar la validez de una intervención en salud. La generalización de una medicina basada en evidencia depende, en gran medida, de su aplicación repetida como instrumento para evaluar los conocimientos acumulados en la investigación clínica. El consenso existente sobre el valor de la metodología que propone el ensayo impone también, para todos aquellos interesados en introducir sus productos, terapias, técnicas, dispositivos y equipos en el mercado internacional, su utilización sistemática como herramienta de trabajo para demostrar sus beneficios con solidez.

Palabras clave: Flujo de información bases de datos Medline información en salud América Latina.

2004-06-04   |   394 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 12 Núm.2. Marzo-Abril 2004 Pags. Acimed 2004; 12(2)