Editorial

Autor: Ramiro Hernández Manuel

Fragmento

La impresión de cuál es la mayor causa de mortalidad en el país ha sido motivo no de discusiones pero sí de diferentes puntos de vista. Durante los últimos años se ha establecido que las enfermedades cardiovasculares, especialmente el infarto de miocardio, son la primera causa de mortalidad.1 Hace poco se mencionó que lo era la diabetes mellitus, seguramente porque reunieron todas las formas de complicaciones crónicas.2 Estos datos son ciertos y no importa, en el fondo, cuál enfermedad tiene el primer lugar, sino qué enfermedades están causando el mayor número de internamientos y qué mortalidad tiene cada una. Todo con el fin de realizar una adecuada planeación para su atención, misma que debiera ser anticipada; es decir, que los recursos humanos, materiales y financieros deben ser previstos en estos planes, con años de anticipación. Una dificultad consiste en que algunos grupos se disputan la primacía en la mortalidad y morbilidad de los padecimientos que atienden o en los que son especialistas; existen varios ejemplos de ello, creo que esto puede hacerse con un fin legítimo enfocado a obtener mayor atención y recursos para la atención de sus pacientes, luego vienen algunos fines con legitimidad más discutible, que son los comerciales. Toda esta larga introducción es para comentar la aparición de varios artículos en los que se discute el tratamiento inmediato del infarto agudo de miocardio,3,4,5 al que como hemos mencionado se le atribuyó, durante un tiempo, ser la principal causa de mortalidad, ahora superada por la diabetes mellitas pero que, independientemente del lugar, es una causa muy importante de muerte en edades productivas, y al que además de ofrecerle los mayores esfuerzos preventivos, hay que dedicarle grandes esfuerzos y recursos terapéuticos.

Palabras clave:

2004-10-08   |   893 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 20 Núm.5. Septiembre-Octubre 2004 Pags. 323-324 Med Int Mex 2004; 20(5)