Doctor José López Sánchez

(1911-2004) 

Autor: López Espinosa José Antonio

Fragmento

A las 2:30 de la madrugada del pasado jueves 9 de septiembre dejó de existir, víctima de un infarto cerebral, un grande de la ciencia y de la cultura cubana, el profesor José López Sánchez, cuyo deceso constituye una irremplazable pérdida para la comunidad científica. Dotado de una envidiable inteligencia y de una tenacidad sin límites, el profesor López Sánchez mantuvo su obra creadora prácticamente hasta los postreros momentos de su larga y fecunda vida. Para quien redacta estas líneas, el discípulo que tuvo el honor de compartir con él la labor científica y el calor familiar durante los últimos cinco años, además del privilegio de recibir sus sabias enseñanzas, resulta muy difícil hacer un escrito de esta envergadura, cuando sabido es que hay personas más competentes para emitir mejores juicios acerca de la trayectoria de esta excelsa personalidad. Pero la ley del agradecimiento obliga a este redactor, aunque sea de la manera más modesta, a hacer justicia a las virtudes y valer científico y a honrar la memoria de un hombre que cumplió honrosamente su misión a su paso por la vida. Nació en La Habana el 4 de junio de 1911 en el seno de una familia obrera tabacalera. Cursó sus primeros estudios en su ciudad natal y en Santiago de Cuba. En esta última recibió clases del notable maestro y patriota Luis Buch en el colegio Juan Bautista Sagarra y estudió Bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza. En 1927 la familia se estableció en Santa Clara, al ser allí trasladado su padre, quien entonces ocupaba un puesto relevante en la Cuban Telephone Company. En 1928 se graduó de Bachiller en el Instituto de Segunda Enseñanza de esa ciudad y ese mismo año matriculó la carrera de Medicina en la Universidad de La Habana, aunque por sucesivas clausuras de la institución no pudo finalizar su estudio hasta 1938.

Palabras clave:

2005-01-03   |   573 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 12 Núm.5. Septiembre-Octubre 2004 Pags. Acimed 2004; 12(5)