Rincón del internista

Autor: Ramiro Hernández Manuel

Fragmento

Primo Levi es uno de los grandes testimonialistas del holocausto judío ocasionado por el régimen nazi. En los momentos actuales reflexionar sobre la capacidad del ser humano para realizar acciones bárbaras puede resultar enriquecedor e incluso tranquilizador; aunque también angustiante. Levi, judío italiano, fue capturado por los nazis y deportado a Auschwitz, donde permaneció prisionero en uno de los múltiples campos de concentración establecidos por los nazis en la región. En su libro más famoso, el primero que escribió Si esto es un hombre, 1947, narra de manera desgarradora su captura, su traslado al campo de concentración y la permanencia en esa terrible prisión, en la introducción confiesa que uno de los estímulos para permanecer vivo fue la necesidad de narrar las atrocidades que sufrió y de las que fue testigo. La primera edición pasó inadvertida (sólo se vendieron 600 ejemplares), posteriormente (1957), por caprichos literarios, la obra se hizo justificadamente famosa, se tradujo a cuando menos 10 lenguas, además del italiano, e incluso al alemán. La fama de la obra le permitió a Levi iniciar un largo camino como conferencista en diversas y múltiples instituciones educativas, lo cual le hizo posible difundir aún más sus testimonios y le dio, además, la posibilidad y necesidad de escribir otras obras. La tregua, 1963, relata el absurdo y doloroso camino de regreso a Turín desde Auschwitz; absurdo porque no tenía ruta, ayudas, patrocinios y, en algunos momentos, tampoco parecía tener final, y doloroso porque las enormes penurias y tremebundas situaciones se prolongaron en este inicio de la libertad como un apéndice del cautiverio.

Palabras clave:

2005-01-14   |   687 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 17 Núm.5. Septiembre-Octubre 2001 Pags. 258 Med Int Mex 2001; 17(5)