Medicina basada en la evidencia y medicina basada en la genómica:

nuevos retos para el bibliotecario clínico 

Autor: Cañedo Andalia Rubén

Fragmento

La confluencia de los descubrimientos científicos y las tecnologías de alto rendimiento ha hecho posible una medicina basada en la información - un imperativo. Jeff Augen

Se acepta que la medicina como profesión u oficio ajeno a las prácticas mágico-religiosas, se originó en la antigua Grecia en el Siglo V antes de nuestra era. La Medicina es la ciencia y el arte de prevenir y curar las enfermedades, así como de promover la salud del individuo y la población. Como ciencia, aplica el método científico para conocer y transformar su objeto de estudio: la salud del hombre y de la población y como arte, requiere de la pericia, la sensibilidad, el virtuosismo y la maestría del ejecutante para utilizar las tecnologías médico-sanitarias existentes en bien del individuo. Durante el siglo XIX, y en relación con el poderoso desarrollo del proceso de transformación productiva conocido como "Revolución Industrial", que se inició en la segunda mitad del siglo XVIII, floreció con una base científica creciente. Por su parte, la acepción original del término clínica, procedente del griego Kliné, cama o lecho, se refería a la medicina aplicada a la cabecera del enfermo. Se identificaba entonces la clínica con el arte de la atención a los pacientes hospitalizados o domiciliarios y se reservaba la consideración de ciencia a la Patología médica y a las llamadas ciencias básicas biomédicas. Hoy, sin embargo, se tiende a reconocer que la clínica tiene su propio basamento teórico dentro del marco de una ciencia práctica y un método particular para la investigación de la realidad que le compete abordar.

Palabras clave:

2005-02-01   |   507 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 12 Núm.6. Noviembre-Diciembre 2004 Pags. Acimed 2004; 12(6)