Acimed:

una filosofía para un proyecto 

Autor: Cañedo Andalia Rubén

Fragmento

Hace algunos días leía detenidamente la nube de temas filosóficos propuestos por nuestro director, el licenciado Pedro Urra González, como parte del ejercicio de construcción colectiva en que se encuentra inmersa nuestra red: Infomed 2.0, y rápidamente me dije: ¿por qué no aprovechar la oportunidad para escribir sobre nuestra propia filosofía profesional desde la perspectiva de un holón: Acimed? A continuación les presentaré, tanto los temas propuestos por Urra, como los propios que creímos importante adicionar y nuestras reflexiones en cada uno de ellos desde la perspectiva de Acimed: • Un objetivo principal compartido. Todos tenemos un propósito fundamental: que Acimed progrese; y nuestras mejores capacidades están a su servicio, somos incondicionales a su desarrollo y el nuestro ocurre como parte del suyo. Trabajamos en colectivo y queremos un bien común; los intereses particulares se materializan a partir del progreso de la revista. • Salvar todo lo que pueda salvarse. Siempre que el contenido de un trabajo sea sólido, con independencia de su forma de presentación, los editores –y con el menor costo en tiempo y esfuerzos posible por parte del autor– deben trabajar para mejorar la presentación del material hasta que alcance la condición de publicable. Cuanto más se facilite el trabajo a los autores, más cómodos se sentirán estos y con más frecuencia repetirán sus entregas a la revista. Claro, el esfuerzo que representa estas modificaciones muchas veces es alto, pero el precio de la falta de artículos es mayor. Poco a poco la situación cambia, y la calidad de la presentación de los trabajos propuestos es cada vez mayor. También son muchos más los trabajos recibidos, y el tiempo disponible para procesar cada uno de ellos, menor. Por eso, las modificaciones profundas posibles de realizar son cada vez menos. Pero “con las glorias no deberán olvidarse las memorias”, este principio fue crucial en el avance de la revista; cuidado con abandonarlo totalmente. • Los autores son tus amigos, tus compañeros también; todos somos uno. Inteligencia colectiva. La existencia de lazos afectivos y de un trato amistoso, tanto con los autores como con los lectores, editores y otros compañeros de profesión u organización, es como “regar agua en tierra seca”; con ella renace la vida, el amor hace crecer la vida y la empresa, reúne y anima a laborar. El colectivo que labora en Acimed, y que no es solo su comité editorial, trabaja en equipo y somos amigos, más que simples compañeros de trabajo; nos unen lazos afectivos, y esos lazos se extienden hasta muchos de nuestros autores, lectores y otros especialistas aunque, a veces, solo nos conocemos por correo electrónico. Puede que necesites el aislamiento para reflexionar y escribir, pero si te apartas demasiado puedes quedarte solo y esa puede ser tu derrota.

Palabras clave:

2007-04-24   |   963 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 15 Núm.4. Abril 2007 Pags. Acimed 2007; 15(4)